Dentro del rango del 50% al 60% más caro, Baleares, Málaga, Álava, Guipúzcoa, Madrid, Vizcaya, Barcelona, Pontevedra, Tenerife y Girona son las 10 provincias con los precios más elevados de la vivienda.

 

El precio de la vivienda en España continúa acusando una importante disparidad, tanto en sus valores más altos como más bajos. Una tendencia que, en el contexto actual, no ha hecho sino acentuarse. Esta es una de las principales conclusiones recogidas en el informe Precios mínimos y máximos de la vivienda, elaborado por Euroval, la sexta tasadora española por volumen de facturación, según el último ranking de la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV).

 

Las conclusiones del informe se apoyan en la propia base de datos de Euroval. Para facilitar su análisis, estos se han dividido por provincias y en 10 rangos de precios crecientes en cada una de ellas, que se corresponden a su vez con el 10% de la muestra provincial. Así, el rango 1 refleja el precio más frecuente hasta el que puede encontrase el 10% de las viviendas más baratas en una provincia, mientras que el rango 10 es el de las más caras. El rango 5 sería, pues, el precio mínimo y máximo del 50% al 60% de la muestra de vivienda en esa provincia y, de manera agregada, a nivel nacional. El informe de Euroval no considera las diferentes tipologías de vivienda o su antigüedad, ni tampoco distingue el efecto de la vivienda nueva, que, aun siendo más cara que la usada, no llega al 20% de las compraventas anuales.

 

En la Tabla 1 recogemos solo los datos del rango 5 donde está entre el 50% y 60% de los precios y es una buena referencia a efectos de comparación.

Como una primera idea, el informe de Euroval constata, al igual que ya hizo en el del pasado año, la creciente disparidad geográfica de los precios residenciales, que registran una acusada polarización al alza o a la baja respecto al precio mínimo y máximo medio nacional, que en 2022 se sitúa, siempre refiriéndonos al rango 5 entre el 50% y 60% que recogemos en la tabla, en 126.000 y 146.500 euros, respectivamente. De hecho, únicamente cuatro provincias se encuentran en el entorno de la media nacional en este rango 5: Alicante, Navarra, Granada. y Las Palmas. El resto de las provincias o están por encima o por debajo.

 

En el primer grupo se encuentran las siguientes provincias (véase Tabla 1, rango 5 del 50% al 60%): Baleares, Málaga, Álava, Guipúzcoa, Madrid, Vizcaya, Barcelona, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife y Gerona, con precios mínimos y máximos medios (rango 5) lejos de la media nacional. Es de destacar que, si se toma como referencia este rango 5, provincias como Málaga, Álava o Guipúzcoa tienen un parque residencial con precios incluso superiores a los de Madrid o Barcelona.

 

Por su parte, las provincias con precios mínimos y máximos por debajo de la media nacional son mucho más numerosas y con una variabilidad en los valores también más acusada; en algunos casos hasta más de la mitad respecto a la media nacional (véase Tabla 1, rango 5 del 50% al 60%). Por orden decreciente, estas provincias son las siguientes: Valencia, Albacete, Tarragona, Valladolid, Cádiz, Guadalajara, Cantabria, Salamanca, Córdoba, Zaragoza, Sevilla, Orense, La Rioja, Huesca, Huelva, La Coruña, Asturias, Castellón, Murcia, Badajoz, Almería, Segovia, Palencia, Burgos, Soria, Lugo, Cuenca, Cáceres, León, Lleida, Teruel, Zamora, Jaén, Ciudad Real, Ávila y Toledo.

 

[pdf-embedder url=»https://stage.euroval.com/wp-content/uploads/2022/12/Observatorio-inmobiliario-119_Euroval.pdf» title=»Observatorio Inmobiliario 119″]

Artículo publicado en el nº119 de Observatorio Inmobiliario